Entrenamiento de fuerza: Beneficios y ventajas.

03.12.2013 21:28

El ejercicio de fuerza, ya sea con equipos específicos o con pesos libres, favorece el incremento de la fuerza y de la potencia muscular. No debe ser vigoroso ni esforzado, a no ser que se aspire a objetivos específicos. Si te entrenas siguiendo las pautas del American College of Sport Medicine, las ventajas no tardarán en manifestarse.

Con el ejercicio de fuerza, los músculos se tornan eficientes y capaces de sostener cargar significativas. Además, por si no lo sabías, el aumento (aun mínimo) de la masa muscular contribuye al control de la grasa corporal.

El entrenamiento ideal consiste en la combinación de entrenamientos de fuerza con sesiones de ejercicio aeróbico. El resultado es fenomenal.

Además de las ventajas en términos de control de la composición corporal, la fuerza favorece el aumento de la movilidad articular y -ventaja particularmente importante- el incremento de la fuerza ayuda en las actividades de la vida cotidiana.

En efecto, si uno se entrena regularmente, aumenta la capacidad de soportar cargas pesadas y disminuye la percepción del esfuerzo en las actividades más comunes. En definitiva, lo que antes nos parecía "pesado" deja de ser un problema.

Una ventaja menos visible del entrenamiento de fuerza, pero de fundamental importancia, es el fortalecimiento del tejido óseo.

Con los años, una serie de modificaciones -hormonales, entre otras- retarda el depósito de minerales en los huesos. La ejercitación de la fuerza solicita las estructuras y estimula positivamente la síntesis de tejido óseo, mejorando de manera considerable las propiedades biomecánicas de los huesos.

Si bien los efectos del entrenamiento de fuerza constituyen un objeto de estudio menos frecuente que los del ejercicio aeróbico, según un trabajo reciente de Phillips (2005), en los últimos años ha aumentado sustancialmente el interés de los investigadores por este tipo de trabajo, que ha demostrado ser tan eficaz como el ejercicio aeróbico en la reducción del riesgo de patologías cardiovasculares, diabetes y otras enfermedades crónicas.

Además, a diferencia del ejercicio aeróbico, el ejercicio de fuerza favorece el aumento y el mantenimiento de la masa muscular y reduce la pérdida de músculo y la consiguiente pérdida de capacidades funcionales característica de los pacientes con sarcopenia senil.

De todos modos, como hemos dicho, los mayores beneficios se logran combinando ambas modalidades de entrenamiento: aeróbico y de fuerza.

Contacto

Entrenamiento Total

jorman.verde@hotmail.com

Medellín

311 746 57 09

Buscar en el sitio

© 2013 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode